Ayuntamiento de Almería Ayuntamiento de Fondón Ayuntamiento de Canjáyar La Voz de Almería Mojácar - Recuerdos inolvidables Ayuntamiento de Carboneras Ayuntamiento de Pulpí Ayuntamiento de Enix Ayuntamiento de Gádor

ESPECIALES

Noticias de Andalucía Noticias de Roquetas de Mar. Turismo Noticias Nacionales Noticias de Diputación Provincial de Almería Blog de la Diputación de Almería Reul Alto. Cortijos rurales

La niña del cambio climático

Para mí la religión que tiene más adeptos en el mundo es el Papanatismo, por ello basta con que cualquier atrevido indocumentado enuncie una teoría o haga una proposición para que los papamoscas.

Se ha convertido en la portada de todos los periódicos e informativos esta criatura de 16 años, llamada Greta Thunberg, que desde los 12 años tiene diagnosticado que padece el síndrome de Asperger, o sea, un trastorno del espectro autista que afecta a la interacción social recíproca, la comunicación verbal y no verbal, una resistencia para aceptar el cambio, inflexibilidad de pensamiento, así como poseer campos de interés estrechos y absorbentes, también afectada de depresión y que dice de sí misma:»Mi cerebro funciona un poco diferente, así que veo el mundo desde otra perspectiva».

Hablando sobre ella dice: “Soy muy directa, digo las cosas como son y cuando decido hacer algo, lo hago sin dudar”. Es propio de la adolescencia la falta de reflexión, de buen juicio y de capacidad para considerar lo que se ha de decir. Ella misma se retrata como una inconsciente que no piensa lo que dice y ¿medio mundo la toma en consideración? La irreflexión llevada a la práctica. ¿Hay acaso mayor torpeza que la falta de criterio?

Dentro de esa deficiencias mentales, no se le puede llamar de otra manera, esta criatura de campos estrechos y absorbentes está revolucionando al mundo con su particular obsesión sobre el Cambio climático. Manía que habría que preguntarse en que conocimientos científicos serios se apoya para convertirse en adalid de una causa que puede trastornar a la Humanidad.

A tan corta edad qué estudios ha podido realizar sobre lo que es un cambio climático en la Tierra, ¿Qué investigadores de probada solvencia la han asesorado? ¿Se ha preocupado de consultar a los sabios que defienden que el cambio climático, caso de que esté ocurriendo, no es causa provocada solamente por los seres humanos?

¿Por casualidad se ha preocupado de estudiar los distintos y terribles cambios climáticos que ha sufrido la Tierra en los 4.700 millones de años de su existencia?

¿Sabe algo de la subducción de las placas tectónicas, los volcanes, las manchas solares? ¿Conoce acaso la deriva continental según la teoría de Wegener y el continuo desplazamiento de los continentes?

¿Le han hablado de que que con el correr de miles, o millones de años, la tierra volverá a ser una Pangea, como fue al principio?

Casi con toda certeza se está produciendo un cambio en el clima de la Tierra, pero no podemos olvidar que nuestro planeta ha padecido cuatro grandes glaciaciones y muchas pequeñas. Ahora nos encontramos en una época interglacial, y sufrimos los últimos coletazos de la conocida como “Pequeña Edad de Hielo” que se inició en el siglo XIV y ha durado hasta mediados el siglo XIX y que puso fin a una era extraordinariamente calurosa llamada óptimo climático medieval que duró desde el siglo X hasta el inicio de le referida edad que comentamos. O sea, que hubo una elevación anormal de la temperatura durante este periodo.

Hubo tres mínimos, uno alrededor de 1650, otro en torno a 1770 y finalmente el de 1850.

Unas de las razones que se aducen para refrendar que el cambio climático es causado por la acción humana es la cantidad de CO2 que enviamos a la atmósfera, pues bien, según las últimas mediciones dignas de crédito, los volcanes, emiten entre 100 y 250 millones de toneladas de CO2 por año, unido a la enorme cantidad de metales pesados, azufre y un sin fin de elementos nocivos que emponzoñan el aire que respiramos y se introducen, por la simple fuerza de la gravedad, dentro de la tierra contaminándola, así como a las aguas subterráneas.

Tampoco podemos obviar el periodo de los conocidos como”Veranos podridos” que tuvieron lugar desde 1314 a 1316. Recibieron este nombre porque fueron acompañados por una pluviosidad elevadísima, y causaron aproximadamente la muerte de un 30% de la población europea.

Claro que existen cambios climáticos, calentamientos y enfriamientos. pero no debe adjudicarse la responsabilidad únicamente al ser humano. Ya ocurrieron cambios en el pasado, es evidente cuando se hallan restos fósiles de mamuts en zonas cálidas, o hierba y plantas tropicales congeladas en los polos.¿Por casualidad sabe cuántos años fueron necesarios y cuántos cambios se debieron de producir en la tierra para que se formasen los desiertos hoy existentes?

¿Acaso piensa que se ocasionaron de la noche a la mañana?

¿Tiene conocimiento de los intereses crematísticos que se están moviendo en el mundo a causa de esta teoría, y quienes se benefician de ello?

Para mí la religión que tiene más adeptos en el mundo es el Papanatismo, por ello basta con que cualquier atrevido indocumentado enuncie una teoría o haga una proposición para que los papamoscas, sin la más leve capacidad de juicio crítico, la acepten, la propaguen y hagan un dogma o especie de religión en la que todos los ignaros han de creer a pie juntillas y eleven al Olimpo de los dioses a cualquier analfabeto funcional que tenga la ocurrencia de decir el mayor disparate.

Ya decía Goebbels, Ministro de Propaganda de Hitler, que una mentira repetida mil veces se convertía en una verdad.

Esta niña, se ha convertido en un símbolo para los que creen, sin someterlo a crítica alguna, en el cambio climático. Tanto es así que su nombre suena en las quinielas para el Nobel de la Paz 2019. Otra como Algore.

Es más, la próxima Cumbre sobre el Clima que habría de celebrarse en Chile, por los tristes motivos de extremados desórdenes en ese país, tendrá lugar en España.

Esta cría desea participar en ella y, como se encuentra al otro lado del Atlántico, para llegar a nuestra Patria tendrá que utilizar algún medio de transporte.

El avión no lo quiere por lo que contamina, los barcos los detesta por el mismo motivo ¿qué otros medios quedan? Le sugiero dos: o bien que se confeccione, al igual que Ícaro unas alas y que surque los cielos, con el peligro de que le ocurra lo que a él, y se le derrita la cera con la que se pegaría las alas.¡Ah no!, hoy existen pegamentos inmejorables y no derretibles.

Tiene otra posibilidad, venir en un barco a vela empujado solamente por la fuerza de los vientos.

Nuestra Ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, se va a poner en contacto con Greta para que cruce el Atlántico y venga a España a participar en la la próxima Cumbre sobre el Clima.

Ya nos explicará cómo la va a hacer llegar, si deshecha el avión y el barco. A lo mejor nuestra ministra tiene una solución mágica para ello.

Considero que debe de quedar bien claro, no lo niego, que posiblemente estemos en el inicio de un cambio climático normal de los muchos que ya han sucedido y que sea irreversible, pero que el culpable sea exclusivamente el ser humano es lo que está por probarse.

-Manuel Villegas-

Escrito por en 8 Nov 2019. Archivado bajo Opinión.
Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes ir al final y dejar una respuesta. Pinging no esta permitido

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión - Registrarse

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Propiedad de KL Prensa y Comunicación    Aviso Legal